Para muchos el confinamiento está sirviendo para retomar amistades a través de videoconferencias, pasar más tiempo con la familia o charlar por primera vez con algún vecino desde balcón. También hay quién ha aprovechado para recuperar aficiones, limpiar armarios y cajones e incluso ordenar aquella vieja caja de zapatos que contiene los recuerdos de algún tiempo pasado. Por eso y porque por primera vez el Dos de Mayo no será el segundo mejor puente del año, el Madrid acelerado y tumultuoso quizás hoy necesite más que nunca detenerse, apartar por un día toda esa capa de centralidad, sobreexposición mediática y sobriedad institucional, y buscar su razón de ser.

Sigue leyendo: https://blogs.publico.es/otrasmiradas/32548/nos-volveremos-a-ver/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up