¿Qué es lo que lleva a Álvarez de Toledo a pedir la reactivación completa del Congreso de los Diputados mientras Ayuso mantiene cerrada a cal y canto la Asamblea de Madrid? ¿Qué es lo que lleva a Pablo Casado a denunciar la supuesta opacidad del Gobierno, cuando Ayuso se niega incluso a comparecer en la Asamblea tal y como solicitamos desde Más Madrid? 

La respuesta es la ley del embudo: “lo ancho para mi, lo estrecho para ti”. Ayuso pretende mantener suspendida la sede de la soberanía popular porque hay preguntas que la presidenta no quiere responder y qué mejor forma de evitarlas que echando el cerrojo al parlamento. Nunca antes, en un momento tan sensible y trascendental, un gobierno había cercenado la democracia y el control parlamentario de una forma tan flagrante.

Sin embargo, la irresponsabilidad y el oportunismo del PP y sus socios, contrasta con la ejemplaridad con la que el pueblo de Madrid está abordando esta crisis. Ayer confirmaba la Guardia Civil que los madrileños habían entendido a la perfección que esta Semana Santa tocaba quedarse en casa y que las carreteras estaban vacías. Una imagen que contrasta con la de cualquier otro año por estas mismas fechas y que demuestra que cuando ha sido necesario Madrid ha sabido priorizar lo colectivo sobre lo individual. Quedan día duros por delante y a estas alturas nadie duda de que el único camino para vencer al virus es aquel que subordina la economía a la vida y protege a quien más lo necesita.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up