Podríamos hablar de la privatización sanitaria, de las mordidas del 1% sobre el presupuesto de los hospitales públicos o de la falta de personal denunciada una y mil veces por los trabajadores; podríamos hablar del desmantelamiento del estado del bienestar, de las políticas de austeridad o de las listas de espera interminables; podríamos hablar de Aguirre, de Güemes, de Lasquetty o de Ignacio González; podríamos hablar del negocio de unos pocos con la salud de todos, de los sobrecostes del 40% en la Jiménez Díaz o de todos esos profesionales brillantes formados en España y que han tenido que buscar oportunidades lejos de casa. Podríamos hablar de tanto, de tanto crimen contra los derechos de todos… y sin embargo, aquí estamos, apoyando al gobierno en las medidas que ha adoptado para afrontar la crisis del coronavirus.

Algunos pensarán que somos ingenuos, que el PP nunca haría lo mismo si el gobierno fuéramos nosotros y que aprovecharían la situación para sacar tajada política. Quiero pensar que no es cierto, que en la política queda algo de sentido de la responsabilidad, pero la verdad que en estos momentos es lo que menos me importa. Estamos junto al gobierno, no junto a Isabel Díaz Ayuso, junto al Gobierno de la Comunidad de Madrid, porque creemos que es el lugar en el que somos más útiles y donde necesita vernos el pueblo de Madrid. Estaremos, como llevamos haciendo desde el primer día, proponiendo soluciones, alertando de posibles problemas y empujando con toda nuestra fuerza para salir de esta situación. Y ahí vamos a seguir hasta que consigamos poner freno a una epidemia que amenaza la salud de nuestra gente.

Al día siguiente tocará hablar y lo haremos alto y claro. Hablaremos de lo que tiene que hacer un país y una región para prevenir colapsos sanitarios, hablaremos de lo que se nos va por el sumidero de la corrupción en vez de servir para poner camas en los hospitales, hablaremos de lo que gana una enfermera que trabaja 14 horas seguidas y de la inmensa chapuza de la privatización sanitaria del PP. Pero todo eso será después porque lo urgente pesa sobre lo importante. Quizás no sea esta la opinión de Casado o Monasterio, que prefieren aprovechar su minuto de gloria, pero sí es la de Más Madrid y estamos convencidos de que es lo correcto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up