2 x 1: primer pleno ordinario de la legislatura y estreno como portavoz del grupo parlamentario Más Madrid. Ahí es nada. Me ha tocado intervenir sobre las 10:20 cuando aun el ambiente estaba un poco frío. Sin embargo, tras un par de menciones a las mentiras de Ayuso y los indicios delictivos que le persiguen desde que saltó el escándalo de Avalmadrid, el Pleno ha recuperado su tono habitual. Al fin y al cabo, qué es la política sino confrontación de ideas, debate e incluso discrepancia.

En esta primera semana en mi nueva responsabilidad, me he dado cuenta que está bastante extendida la creencia de que las funciones de un portavoz durante el pleno consisten exclusivamente en protagonizar las preguntas a la presidencia. Quizás yo también lo pensé en algún momento, pero nada más lejos de la realidad.

La mañana ha arrancado temprano para repasar las principales noticias del día. Viaje en tren y último ensayo de la intervención para afinar la duración para no superar los escasísimos 3 minutos de los que disponía. Cosas del reglamento. A las 9:45 celebramos una reunión rápida con el equipo de argumentario y prensa para ultimar detalles antes de atender a los medios de comunicación a la entrada del pleno. La expectación era evidente tras la elección del compañero Errejón como candidato de Más País a las elecciones generales.

Intervine el tercero, tras Isabel Serra (Unidas Podemos) y Rocío Monasterio (VOX). Alguna que otra palabra fuera de tono por parte de la Presidenta pero por lo demás todo sobre el guión. Quería, sin perder el respeto por el adversario, ser duro en mi intervención porque hablamos de tratos de favor, redes clientelares y de una institución pública parasitada por los mismos que trajeron Gürtel, Púnica y Lezo.

Tras la pregunta tuve que abandonar el pleno para reaccionar ante las palabras de Ayuso, que había asegurado que la izquierda pretende que “ardan las iglesias como en el 36” y Aguado la había acompañado afirmando que su gobierno hará lo que corresponda para que no sucede. Sería maravilloso tener un gobierno que diera respuesta a los retos en la lucha contra el cambio climático o las violencias machistas. Por el momento tendremos que conformarnos con uno de nostálgicos de 1939.

La semana que viene más y mejor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up